Política Nacional

Las chicanas de Cristina Kirchner para postergar los juicios

No es un terreno fértil Comodoro Py 2002 para la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la luz de los resultados que obtuvo en todos los planteos hechos por su defensa, aún en la Corte Suprema, con la intención de frenar lo inevitable, es decir el inicio del primer juicio oral en su contra en tres semanas y que inexorablemente la tendrá en el banquillo de los acusados.

El único triunfo que se le recuerda indirectamente a ella es el apartamiento del principal juez que la tuvo y la tiene bajo investigación en varios procesos, Claudio Bonadio, dispuesto por sus superiores de la Cámara Federal en la causa Hotesur a través de dos jueces que ya no están en Comodoro Py, Eduardo Freiler, destituido, y Jorge Ballestero, que renunció en medio de cuestionamientos.

Eso fue a mediados de 2015, cuando aún ella gobernaba, y la recusación había sido planteada en nombre de su sobrina Romina Mercado por el mismo abogado defensor, Carlos Alberto Beraldi, que esta semana intentó dos veces postergar el inicio del juicio por el direccionamiento de la obra pública vialen la provincia de Santa Cruz hacia las empresas de su presunto testaferro, el detenido Lázaro Báez.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 (TOCF2) remitió este miércoles un oficio a los peritos de la Corte Suprema para tener un plazo estimado de entrega de las conclusiones del estudio complementario que pidió Beraldi y fuentes judiciales dijeron a Clarín que la pericia será remitida con el juicio iniciado pero no mucho más allá en el tiempo, por lo que no se afectará el derecho de defensa, aseguraron.

El otro planteo de la defensa fue que el supuesto favorecimiento a Báez debía ser juzgado en Santa Cruz porque allí se había denunciado con anterioridad la relación espuria entre Báez y los Kirchner. El juicio comenzará igual en los tribunales federales porteños de la Avenida Comodoro Py tal como estaba previsto, es decir el martes 26, dijeron las fuentes consultadas por Clarín. Lo mismo había sucedido en su momento con la causa Hotesur, pero la Justicia mantuvo la competencia de los tribunales federales porteños porque aquí estaba inscripta la sociedad.

La defensa de la ex presidenta ya había fracasado el año pasado en el intento de unificar en un solo juicio varias causas por hechos de corrupción. Fue antes del inicio del juicio por la “ruta del dinero K” o “La Rosadita”, comenzado en octubre pasado, y con el fin de postergarlo, según estimaron fuentes judiciales.

Pero también la Cámara Federal de Casación Penal ya le había denegado el año pasado a su defensa un planteo de derivar al fuero civil la “acción civil” planteada en la causa penal por Vialidad Nacional en torno a la obra pública entregada a Báez, otro intento, según las fuentes, de dilatar el comienzo de este juicio en tres semanas.

Otra derrota de la ex presidenta fue cuando la querella de la comunidad judía logró el apartamiento de la jueza Sabrina Namer, miembro del TOCF8 que juzgará si hubo delito en la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán en torno a la causa por el atentado contra la AMIA, ahora sin esa magistrada a la que la defensa de la ex presidenta quería mantener.

Fuente: Clarín


Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar